domingo, 11 de diciembre de 2011

Armamento de los ejércitos bizantinos del siglo X

Hola a todos,

Para finalizar con el repaso de la milicia en el Bizancio del siglo X, veamos un poco qué clase de armamento portaban los ejércitos bizantinos de aquella época.

Los escudos variaban en forma y tamaño. El más común para la infantería pesada era el skuta, oval y de tres o cuatro pies de largo, aunque algunos portaban otro circular de 70 cm. de diámetro, el thureos, igual al utilizado por la caballería. Sin embargo, la infantería ligera usaba uno muy pequeño, de apenas 28 cm. de diámetro, al igual que los arqueros a caballo, que no podían usar uno más grande debido a sus arcos. Hacia finales de siglo aparecen los llamados escudos triangulares, más grandes los de infantería que los portados por los jinetes.



En cuanto al armamento en sí, las armas básicas del soldado bizantino eran la espada y la lanza (kontos ó kontarion). La lanza, de poco más de 3 metros de largo para la caballería y algo más para los infantes, se había adaptado de los sármatas y alanos. Se combinaba en ocasiones con la jabalina (verutta, akoution y menaulion) o, para la caballería pesada, con los dardos de punta de plomo.
La espada (spathion) medía 85 cm. y se llevaba en una funda en el lado izquierdo de la cintura, aunque existía otro tipo de espada menos común, una especie de sable de un único filo, el paramerion. También se utilizaba el hacha y la maza, aunque eran raros para los bizantinos y se utilizaban sobre todo en unidades de mercenarios como los varengos. La maza era a veces utilizada por la caballería, como arma secundaria, mantenida en una funda de cuero atada a la silla.

El arco y la honda eran las armas de alcance más comunes. El arco era de tipo compuesto, de poco más de un metro de largo, probablemente adoptado de los hunos. Se utilizaba indistintamente por la caballería y la infantería, aunque entre los infantes su uso declinó rápidamente, mientras que en la caballería, la mayor parte de los arqueros eran mercenarios asiáticos. Se intentó reorganizar la caballería pesada de forma que dos de cada cinco hombres fueran arqueros, abandonando las lanzas, pero la posterior introducción de hondas (spendone) entre los jinetes en lugar de arcos da pie a pensar que la arquería en los bizantinos resultaba bastante ineficiente.



Dentro de los manuscritos de la época se habla de un tercer tipo de arma de alcance, conocida como solenarion. Aún se discute a qué corresponde, aunque la mayor parte de los bizantinistas hablan de ella como una especie de ballesta, puesto que se relaciona con flechas cortas conocidas como menai. Se las consideraba un arma muy efectiva, pues la velocidad de las flechas era suficiente para traspasar armaduras y poseía un gran alcance. Utilizada por tropas de infantería ligera, desaparece del campo de batalla a finales del siglo X para reaparecer de nuevo a principios del siglo XII tras el contacto de bizantinos y normandos.

Finalmente, un arma mencionada muchas veces en las crónicas en relación con con la guardia palaciega es la rhomphaia, que genera tanto debate como el solenarion. Aunque los tratados militares bizantinos suelen ser detallistas y exhaustivos, no existe una referencia sobre la forma de este arma, por lo que existe discrepancia sobre si se trataba de una espada de distinta longitud de las clásicas para el ejército de campo, o si se trataba de una especie de falcata, de filo curvado y  un único filo.

Y eso es todo por hoy

Un saludo.

8 comentarios:

Imperio Bizantino dijo...

Estimado Salvador:
Desde ya te felicito por tus excelentes artículos y por la manera tan interesante y amena que das a conocer los detalles de una de las civilizaciones más maravillosas que ha conocido la Historia.
Un saludo cordial,
Guilhem.

Salvador Felip dijo...

Hola Guilhem,

me alegra verte de nuevo. Se agradecen los ánimos, dado que tú mejor que nadie sabe lo difícil que es dar a conocer Bizancio, el gran olvidado de la historia.

Un saludo

Coriolis R. dijo...

Buenas,

al contrario que en el imperio romano occidental, parece que la calidad técnica y material del armamento ofensivo y defensivo de los bizantinos se mantuvo casi hasta el final, ¿verdad?

El caso es que impresiona ver como un ejército del mundo antiguo evoluciona hasta ser un ejército medieval.
El haber tenido enemigos tan dispares en todo momento, supongo que -haciendo de la necesidad virtud- obligó a los bizantinos a cuidar mucho su armamento y también a diversificarlo.

¡Qué remedio! Imagino que los búlgaros no les opondrían el mismo tipo de armamento que, por ejemplo, los musulmanes.

Aunque perdieron el tren de la pólvora, lo que acabó de desequilibrar en su contra una balanza que ya estaba demasiado inclinada.

Saludos.

Salvador Felip dijo...

Hola Coriolis,

Prácticamente hasta la cuarta cruzada los bizantinos mantuvieron una calidad técnica en su armamento que no tenía nada que envidiar al resto de unidades militares de Europa. Y el hecho de haber tenido tantas fronteras y pugnas con diversos pueblos, como bien apuntas, es uno de los factores que les hizo mantenerse en forma, por así decirlo. Después de 1204, los ejércitos bizantinos decaen con fuerza, hasta el punto que los almogávares, que apenas eran unos miles, fueron capaces de asentarse en Grecia sin que los bizantinos pudieran hacer nada por expulsarles.

El problema principal, al menos al hilo de las crónicas, parece que fue más moral que técnico, llegó el momento en el que no tenían ya cuerpo para combatir, basaron demasiado sus esperanzas en la diplomacia y sus ejércitos perdieron espíritu combativo. En cualquier otro caso, no se entiende que los cruzados, medio muertos de hambre y muy inferiores en número, pudieran tomar Constantinopla. Sin embargo, salvo la guardia varenga, el resto de unidades militares bizantinas no hicieron sino salir corriendo en cuanto comenzaba la lucha.

Un saludo

Blas Malo Poyatos dijo...

Una entrada muy didáctica, hay tanto que descubrir de Bizancio... con tanto equipo y equipamenta parece increíble que los almogávares, gentes rudas y bruscas (tuve la ocasión de compartir mesas con recreacionistas de los Almogávares de Almansa en las Navas) consiguieran doblegarles en Grecia, aun cuando la fuerza bizantina fuera escasa.

Por cierto, me estoy planteando sacarme alguna asignatura de Historia en la UNED, como tú. ¿Tienen cursos específicos sobre épocas concretas, id est, Bizancio?

Un saludo

Salvador Felip dijo...

Hola Blas

En la UNED no hay ninguna asignatura opcional ni troncal que profundice en Bizancio, sólo se ve lo que tocan (que no es mucho) las asignaturas de historia mundial y la parte de historia de España de tiempos de los visigodos. Sí que hay asignaturas de libre elección que pretenden ampliar temas en concreto, como historia del Islam o de la Corona de Aragón, pero tampoco son muy exhaustivas.

Si lo que buscas es darte un baño general en historia la carrera de la UNED es una buena opción (aunque el plan de Bolonia, en mi opinión, es bastante peor que la licenciatura) pero si lo que te interesa es profundizar en temas en concreto te aconsejaría que lo hicieras fuera de la UNED, a través de búsqueda de buena documentación y ensayos.

Un saludo

Unknown dijo...

Pregunta...¿los bizantinos lograron tener armas de fuego?(arcabuzes o cañones)eso... y eso saludos

Salvador Felip dijo...

Hola,

En efecto, en el siglo XV disponían ya de pequeñas culebrinas y cañones, aunque bastante rudimentarios y en pequeño número, puesto que era una tecnología excesivamente cara para la capacidad económica de Bizancio en sus últimos tiempos. De hecho, Urban, el artillero del Sultán que construyó el cañón con el que echó abajo la muralla de Constantinopla, ofreció primero sus servicios a Constantino, quien tuvo que rechazar la oferta por carecer del dinero necesario con el que pagar sus cañones.

Debido a esas carencias económicas las armas de fuego eran muy escasas en Bizancio y no fueron parte notable en la defensa de Constantinopla en los últimos asedios antes de la caída.

Un saludo