viernes, 1 de abril de 2011

Nueva reseña de El sueño de Justiniano

Hola a todos,

Ayer apareció una nueva reseña sobre El sueño de Justiniano en la página de Hislibris:

http://www.hislibris.com/el-sueno-de-justiniano-salvador-felip/

Sigo habitualmente la página de Hislibris desde hace unos años y, pese a que mis colaboraciones y comentarios no son prolíficos, pocos días dejo de entrar en ella a leer las reseñas que realizan sobre ensayos o novelas históricas. También he participado en dos de sus concursos de relato histórico, incluso consiguiendo con el primero de ellos que mi relato fuera publicado en un compendio de Ediciones Evohé.

En otro orden de cosas, un buen amigo está montando una web de temática militar que quiere fusionar con una tienda en la que se pueda encontrar artículos de modelismo, airsoft, y otras muchas cosas aún en preparación. Voy a hacer todo lo posible por echarle un cable con algunas reseñas, y aunque se trata de historia, táctica y estrategia militar actual (lo mío tiende más al periodo de la antigüedad) espero servirle de ayuda.

Por ahora he comenzado con una brevísima reseña sobre el libro de Stalingrado de Anthony Beevor, cuyo enlace proporcionaré cuando la web esté disponible. Es la primera vez que reseño un libro, por lo que no esperéis demasiado.

Un saludo

4 comentarios:

Coriolis R. dijo...

Hola Salvador.

A veces el boca a boca es mucho más eficaz que otra cosa. Y habiendo webs, las referencias recíprocas también suelen dar resultado.

En la reseña de Hislibris te comparan en cierto modo con Ken Follett. Puede ser una crítica o puede ser un halago, según como se mire.

Si yo algún día me dedicara a la escritura (cosa improbable, que no imposible) sería un orgullo que me compararan con aquellos autores de cuya imaginación y habilidad con la pluma yo hubiera podido beber.

El tiempo dirá.

Salvador Felip dijo...

Hola Coriolis,

La verdad es que la comparación con Ken Follet no la veo como una crítica. Supongo que simplemente la trama de la segunda mitad de mi novela es, en cierta medida, similar a la de las novelas de ese autor. Aunque era algo con lo que ya contaba, dado que escribir de la construcción de Santa Sofía llevaría a más de uno a pensar en Los pilares de la tierra.

Y en cuanto a probar suerte con la litaratura, yo siempre animo a hacerlo, aunque, normalmente, el problema al que nos enfrentamos no es la falta de una buena idea o una trama, sino conseguir el tiempo para escribir.

Un saludo

Coriolis R. dijo...

Buenas.

La verdad es que es curioso que Santa Sofía tardase cinco años y que una gran Catedral gótica, 500 años después llevara un par de generaciones para completarse, y a veces ni eso.

Supongo que todo el poder económico del Imperio Bizantino en su mejor momento superaba con mucho al que pudiera dedicar un reino cristiano, más pequeño y con problemas políticos y militares de todo tipo.

Salvador Felip dijo...

Ciertamente, el potencial humano y económico disponible durante el gobierno centralizado de Justiniano era muy superior a cualquier otro de la época medieval. En una catedral gótica o románica no creo que trabajaran de manera simultánea más de unos centenares de obreros, mientras que Santa Sofía, según las crónicas, dispuso de 10.000 trabajadores.

De hecho, una de las cosas que más me intrigaban cuando comencé a estudiar historia militar fue la drástica disminución de los ejércitos desde la antigüedad a la época medieval.

En Cannas, los romanos tenían 80.000 hombres en el campo de batalla, y eso sólo suponía entre un quinto y un sexto de su fuerza militar total.

En comparación, Guillermo el conquistador se hizo con Inglaterra con apenas 12.000 soldados. Muchos menos de los que empleó el emperador Claudio mil años antes. La feudalización fragmentó tanto el poder que resultaba imposible acumular ni una fracción del potencial que antes disponían los antiguos imperios, y si eso se reflejaba en los ejércitos, también tendría que afectar al resto de áreas intensivas en número de hombres, como las grandes construcciones.

Un saludo